ag04372 1

Meditación: Despertando la Consciencia

Durante miles de años la gente ha utilizado la meditación para ir más allá de los pensamientos estresantes de la mente y los trastornos emocionales, hacia la paz y la claridad de la conciencia del momento presente. La variedad de técnicas de meditación, las tradiciones y las tecnologías son casi infinitas, pero la esencia de la meditación es una sola: el desarrollo de la conciencia y la conciencia expandida.

NO HAY CAMINO A LA VERDAD, LA VERDAD ES EL CAMINO.

Meditar es vaciar de contenido la conciencia. La meditación es en sí misma un medio que te permite auto-conocerte, saber quién es el Ser en realidad y hacer que se manifieste; para eso hace falta que te des cuenta que esa persona que tú crees que eres no eres,  en realidad es el Ego.

Porque ni eres tus pensamientos, ni tus emociones, ni tu cuerpo, ni tu nombre, ni tu profesión. Eres mucho más grande que todo eso, eres un Ser Espiritual teniendo una experiencia humana con este cuerpo y esta mente. Pero eso tienes que comprenderlo en tu interior, observarte muy profundamente y conocer todo lo que está dentro de ti y la meditación te ayuda a experimentarlo.  

La meditación es el camino para conectar contigo mismo, con la energía creadora, con el TODO.

Se puede meditar en cualquier lugar, en diversas posiciones y bajo diferentes técnicas, pero lo realmente importante es hacerlo una práctica diaria, tomarnos 10 minutos al día todas las mañanas, agradecer, escoger la energía y la intención con la que vamos a vivir el día.

“Deja que tu mente se recree en lo puro y lo simple. Sé uno con el infinito. Deja que todas las cosas tomen su camino.”

Chuang Tzu

La verdad es única y no hay camino que conduzca a ella, sino que es la verdad la que debe llegar a uno y solo puede hacerlo cuando la mente y el corazón tienen claridad: cuando hay amor en el corazón y no está lleno de las cosas de la mente que no se trata de organizarse y formar una hermandad, ni de creencias o religiones, no se habla de división o de las fuerzas que crean división, no se trata de reconciliación.

Este pensamiento se orienta a ser un ser sencillo y despojarse de etiquetas, porque eso permite que la verdad se manifieste, que solo puede hacerlo cuando la mente está vacía, cuando deja de inventar cosas y se permite que llegue sin que se la invite: “Llega tan rápida como el viento, inadvertida. Llega secretamente, y no cuando uno mira y desea. De repente está allí tan rápidamente como la luz, tan pura como la noche; pero para recibirla el corazón debe estar lleno y la mente vacía… ahora la mente está llena y el corazón está vacío”.

Contenidos Relacionados

Comentarios