la meditación Trataka

¿Qué es la meditación Trataka?

Para muchos de nosotros, el estrés es una forma de vida.

Lidiar con el estrés puede ser complicado y muchas personas prefieren utilizar la meditación como una forma de relajarse. Si bien existen diferentes tipos de meditación, el punto clave sigue siendo el mismo: calmar la mente y relajar el cuerpo.

Es posible que hayas oído hablar de la meditación Trataka, una forma alternativa de métodos de meditación tradicionales.

El objetivo de este tipo de meditación es entrar en un estado más tranquilo y, a menudo, se basa en un punto focal externo. La meditación Trataka tiende a requerir más concentración y preparación que la meditación regular. La paz y la tranquilidad son necesarias para preparar el escenario para cualquier tipo de meditación.

La meditación Trataka requiere especialmente tranquilidad y quietud.

Entonces, profundicemos un poco más. ¿Qué implica la meditación Trataka? ¿En qué se diferencia de la meditación tradicional? Y lo más importante, ¿cómo puede beneficiarte la meditación Trataka?

Meditación Trataka: Encontrar su punto de enfoque

La meditación Trataka o meditación de la mirada concentrada o meditación de contemplación de velas, es conocida como una forma de meditación purificadora; la meditación Trataka implica centrarse en la llama de una vela encendida.

Empieza por adoptar una posición cómoda.

Si ya estás acostumbrado a meditar utiliza tu postura habitual. Es importante estar cómodo, relajado pero alerta. Puedes sentarte en el suelo o en una silla yo un cojín, como prefieras. 

Es mejor hacerlo en una habitación oscura o con poca luz. Esto enfoca la mente y permite que la vela encendida sea el objeto más notable de la habitación.

Asegúrate de que no haya cortinas ni nada que pueda generar un accidente. Recuerda, tendrás una llama desnuda alrededor durante su meditación. Si tienes niños pequeños, trata de mantenerlos fuera del camino durante tus sesiones de meditación.

Coloca la vela frente a ti a la altura de los ojos para que no necesites mirar hacia arriba o hacia abajo para ver la llama. Asegúrate de que la llama no parpadee; debe arder constantemente. Estira la espalda y cierre los ojos.

Respira profundo y cuando estés listo, abre los ojos y concéntrate en la llama de la vela, justo encima de la mecha. Trata de no parpadear. Concéntrate en la llama, manteniéndola en tu mente. Esto puede hacer que tus ojos se llenen de lágrimas, lo que originalmente se consideraba un elemento de limpieza de la meditación Trataka.

Sin embargo, ¡no fuerces la vista!

Parpadea si es necesario. Y cuando cierres los ojos, mantente atento. Imagina la llama de la vela con tus ojos hacia el centro de tus cejas. Vuelve a abrir los ojos cuando estés listo.

Repite este proceso cada cinco a diez minutos durante el tiempo que hayas destinado a tu meditación.

Trata de ser consciente de tu cuerpo. Concéntrate en tu respiración, mientras mantienes la imagen de la vela en tu mente.

La llama de una vela es un excelente punto focal. Una vez que tengas más experiencia, puedes intentar concentrarse en diferentes cosas. Por ejemplo, podrías usar la luna como punto focal durante tu meditación Trataka.

Contenidos Relacionados

Comentarios