ayuno intermitente

¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando haces ayuno?

El ayuno puede tener muchos efectos poderosos en el cuerpo.

Desde quemar grasa y controlar el peso hasta apoyar la digestión y reducir la insulina, el ayuno puede ofrecer una serie de beneficios. Pero, ¿qué está sucediendo realmente en tu cuerpo mientras ayunas? Además, ¿qué les sucede a las células y hormonas cuando lo haces?

Veamos sus increíbles beneficios para la salud.

Las primeras 4 horas

Las primeras cuatro horas después de comer se conocen como fase de crecimiento anabólico .

Su cuerpo está consumiendo la energía (glucosa) que acaba de ingerir para impulsar su actividad actual y para el crecimiento celular y tisular. Su cuerpo se irriga con la hormona insulina para eliminar este azúcar en sangre y convertirlo en glucógeno. Este aumento en la hormona insulina (que se produce en el páncreas) puede provocar una caída del azúcar, por lo que las personas tienden a comenzar a sentir hambre después de cuatro horas de una comida.

Cuanto mayor sea el índice glucémico de su comida, mayor será su caída. Además, si sus células no usan toda la glucosa disponible, finalmente se almacena como grasa.

4 a 16 horas

La segunda fase comienza después de aproximadamente cuatro horas y puede durar hasta aproximadamente 16 horas después de la última comida. Aquí es donde el azúcar en la sangre comienza a caer y ya no se produce insulina.

Alrededor de las 12 horas, el sistema digestivo se duerme y el cuerpo comienza su proceso de curación. Alrededor de las 14-16 horas, el cuerpo se ha convertido para utilizar la grasa almacenada, principalmente los triglicéridos, como energía. El proceso de liberar grasa y quemarla para obtener energía libera sustancias químicas conocidas como cuerpos cetónicos para obtener energía.

La velocidad en la que el cuerpo llega a esta etapa depende de lo que se comió en las últimas dos comidas antes de ayunar. Por ejemplo, si comiste muchos alimentos con alto contenido de carbohidratos, te tomará un poco más de tiempo que si comieras principalmente proteínas y grasas saludables.

16 a 24 horas

Una vez que se pasa la marca de las 16 horas, el cuerpo comienza a aumentar la quema de grasa. La glucosa en las células y el glucógeno en el hígado y los músculos comienzan a disminuir rápidamente, lo que hace que el cuerpo queme la grasa almacenada para mantenerse al día con la necesidad de energía de su cuerpo.

Aquí también es cuando la hormona del crecimiento humano (HCG) comienza a aumentar drásticamente. Esto es importante porque, a medida que envejecemos, nuestros cuerpos pueden producir niveles más bajos de HCG, y eso está asociado con un aumento de tejido graso y pérdida de músculos.

Además, en esta etapa arranca una de las características más poderosas del ayuno: la autofagia.

La autofagia es un proceso de desintoxicación que el cuerpo atraviesa para limpiar las células dañadas y regenerar otras nuevas. Las células dañadas pueden contribuir al envejecimiento, el cáncer y las enfermedades crónicas.

24 a 72 horas

Es importante trabajar con un profesional si planeas hacer un ayuno prolongado.

Una vez que pasan 24 horas de ayuno, las cetonas se liberan en el torrente sanguíneo y el cuerpo entrará en un estado llamado cetosis, donde el cuerpo depende de quemar las reservas de grasa para obtener energía. La quema de cetonas tiene importantes beneficios para la salud para la función cognitiva, incluida la claridad mental.

El cerebro recibe un impulso alrededor de las 24 horas debido a un aumento en la producción de factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF).

BDNF apoya el crecimiento de neuronas cerebrales. No solo se correlaciona con mejoras en la memoria y el aprendizaje a largo plazo, sino que también se cree que es clave para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer más adelante.

Esto se convierte en una etapa de autorreparación. Las células dañadas se descomponen y se consumen para obtener energía; se crean células nuevas y más eficaces. Incluso puede comenzar a ver el impacto en su piel.

72+ horas

Una vez que se ha estado ayunando durante tres días o más, el cuerpo ha entrado en un estado profundo de cetosis en el que funciona con la grasa almacenada. Las células inmunes también comienzan a regenerarse a un ritmo muy rápido.

Todos los beneficios anteriores: pérdida de grasa, claridad mental, autografía y BDNF continúan aumentando.

Las investigaciones sugieren que durante un ayuno, las células se estresan un poco (en el buen sentido), lo que las hace más resistente. Es similar al estrés que se ejerce sobre el corazón y los músculos durante el ejercicio: un impacto inmediato en el sistema que permite que el cuerpo se fortalezca con el tiempo.

Dicho todo esto, las personas con antecedentes de trastornos alimentarios deben evitar los ayunos prolongados, y siempre es una buena idea buscar supervisión médica al ayunar.

¿Intentarás ayunar?

El ayuno es absolutamente una herramienta poderosa para mejorar la longevidad del cuerpo, la pérdida de grasa, aumentar la resiliencia y mejorar la salud en general. Antes de adoptar el estilo de vida del ayuno, considera estas advertencias.

Es posible que el ayuno y el ayuno intermitente no sean adecuados para tí si:

  • Sufres de fatiga crónica o suprarrenal.
  • Tus hormonas están fuera de control.
  • Estás intentando quedar embarazada.
  • Tienes un trastorno alimentario.
  • Estás bajo mucho estrés en casa o en el trabajo.

Una vez más, el ayuno no es algo para tomar a la ligera y puede dañar la salud si no se hace correctamente. Si planeas hacer algún tipo de ayuno prolongado, consulta a tu médico.

Contenidos Relacionados

Comentarios